Los rediseños de identidades son complicados, pero desde aquí los vemos como nuevas oportunidades para subsanar errores del pasado y evolucionar.

Es el caso del canal Comedy Central, que ha rediseñado su marca después de 20 años de la mano del estudio The Lab. Una marca de esta envergadura siempre se recibirá criticas por su cambio de imagen, pero desde luego ninguna realmente razonada. Gracias a la pérdida del estilo cartoon de su antiguo logotipo, el canal se puede permitir crecer hacia otros caminos y formas de hacer televisión. Esto sucede porque la nueva identidad es mas neutra y flexible. Además el juego del copyright hace que todo tenga la “marca de la casa”.